Las lámparas halógenas de ahorro energético supusieron hace un tiempo una de las alternativas para sustituir de forma sencilla las bombillas tradicionales y ahorrar hasta un 30% de energía.

 

Las actuales normativas de la Unión Europea prohiben la venta y distribución de los focos halógenos a partir del 1 de septiembre de 2016, salvo el stock que tanto comercios como almacenistas tuviéramos antes de este mes. Las bombillas halógenas no direccionales continuarán en el mercado dos años más, hasta septiembre de 2018 momento en que se termina la prórroga para encontrar una tecnología sustituta eficiente.

 

ALG como importador, ha dejado de realizar pedidos a sus proveedores de bombillas halógenas direccionales y continuará vendiéndolas únicamente hasta finalizar existencias.